viernes, 19 de marzo de 2010

EL COMPLOT DETRÁS DE LAS "BODAS GAY"

Hoy en día se nos inunda con una cantidad de información insospechada, dimes y diretes, medias verdades y mentiras, hechos descontextualizados, medios y columnistas pagados y otros ideologizados que no dejan comprender la realidad.
Con toda esta vorágine de información, los ciudadanos de a pie se confunden al pensar que entienden lo que sucede y asumen un papel de personas informadas, cuando en realidad en sus cabezas sólo existe confusión y chispazos de verdad. Aunado a todo esto y con la velocidad a la que se reflejan la información y los hechos en los medios de comunicación, así como el cúmulo de ocupaciones y de actividades a realizar a diario por cada persona, hacen muy complicado el proceso racional de analizar lo que vemos, escuchamos y leemos.
Pocos saben lo sencillo que hoy en día resulta manipular a la opinión pública y lo común que es que diferentes grupos con intereses económico-político-ideológicos particulares, siembren información para descalificar y/o legitimizar sus acciones.
Ni medios, ni periodistas, ni intelectuales reconocidos se prestarán a mentir tan abiertamente, por ello recurren al recurso de las medias verdades, una mentira que se sostiene como verdad porque cuenta con escasos elementos verdaderos.
Esta es la razón por la que es muy importante que los ciudadanos de a pie ­–la mayoría silenciosa– seamos muy críticos de la información que captamos y aprendamos a extraer de lo que vemos, escuchamos o leemos, los elementos de verdad y las intencionalidades que también son parte fundamental para entender lo que se comunica.
Las bodas gay
En este sentido resulta interesante ver lo que ha sucedido en torno a las “bodas gay” y cómo se ha tratado el tema en los medios.
Primero hay que entender que este fenómeno, lejos de ser una lucha de minorías, tiene una fuerte carga ideológica, ya que los homosexuales honestos, constatado por ellos mismos, no necesitan de figuras legales que equiparen su relación al matrimonio (aspecto antropológicamente imposible de equiparar); sin embargo, se ha convertido en uno de las nuevas banderas del liberalismo que toca los dos extremos, tanto la lucha de clases abanderada por la izquierda, como el libertinaje abanderado por los neoliberales.
Como vemos, éste es un asunto que abarca dos pensamientos extremos que en otros temas, como en el económico, se contraponen (neoliberales y neomarxistas).
Detrás de ambas ideologías están los verdaderos interesados en fomentar la destrucción de los principios y los valores sociales, como la familia, ya que impiden que industrias tan poderosas como la pornografía y la propaganda sensual avancen y se consoliden.
En una sociedad en la que imperan los valores de la vida y la familia, la pornografía y el marketing sensual se convierten en un problema que se debe atacar, por el contrario, en una sociedad liberalizada se vuelven motor de enormes ganancias económicas.
De ahí que en todo el mundo se avance en una agenda liberal que la Iglesia Católica ha llamado con todo acierto agenda de la muerte o anti-vida, ya que lejos de procurar el bien común destruyen el espíritu de vida del ser humano, ya sea matando bebés en los vientres de sus madres o evitando la proliferación de la especie al promover uniones entre quienes no pueden procrear (anti-vida). En ambos casos estorban la familia nuclear y los principios religiosos.
Aunado a lo anterior, las políticas que convierten en “derecho” esta agenda surgen de gobiernos que son los brazos ejecutores de estos intereses y que se apoyan de medios y actores sociales también ideologizados.
No es extraño ver cómo frente al enérgico rechazo a este tipo de políticas por parte de la Iglesia Católica, tanto en México como en todo el mundo, se siembran noticias y se hacen reportajes “serios”, plagados de medias verdades que confunden a la sociedad, provocando la descalificación y haciendo ver que se está hablando de un problema de discriminación o de derechos no reconocidos.
Dos hechos: el pasado 11 de marzo luego de que entraran en vigor “las boda gay” (no se le puede llamar de otra forma) el jefe de gobierno de la Ciudad de México preparó un evento en el que de forma masiva asistirían muchos de los interesados en una nueva ley que debería beneficiar a una sociedad de millones de personas.
Primero que nada, esa boda masiva fue de cinco parejas; segundo, justo en esa semana y la anterior se intensificó el golpeteo mediático cuestionando a la Iglesia Católica sobre los actos de pederastia de algunos de sus prelados. Ambos temas con muchas notas en medios impresos y electrónicos, entre información sembrada y búsqueda de rating.
Tanto la pederastia como la homosexualidad son problemas que siempre han existido en la historia humana y no se resolverán con políticas ni permisivas ni restrictivas, sino con una promoción de los principios que emanan de la naturaleza humana y su dignidad, como son la vida y la familia, aspecto que muy difícilmente reconocerán los brazos mediáticos y operadores de la agenda anti-vida.
La clave es que como ciudadanos de a pie y como mayoría silenciosa ejerzamos nuestro pensamiento crítico e influyamos con bases reales y con apego a los principios, en todos aquéllos que nos rodean, haciendo también uso de nuestra libertad de expresión, peleando por los espacios mediáticos; de otra forma terminaremos siendo rehenes de los que detrás de todas esas ideologías pretenden controlarnos a través del materialismo económico y sexual.
Fernando Sánchez Argomedo

1 comentario:

Princess of Blood dijo...

¿Pero tu eres tonto o que te pasa?
Después de leer este artículo(que sigue en la linea de todas las tonterias que dices en tu blog)he llegado a dos posíbles conclusiones:

1) De pequeño se te atascó una piedra en el cerebro y ahora eso te impide pensar
2) Estás enfermo!!

Trás tus muchas e infundadas críticas al DERECHO del aborto, ahora atacas a los gays! Pero quién eres tu para prohibir o siquiera silenciar el derecho que todo ser humano tiene a enamorarse y estar con quién le de la gana? Además, tu idea "anti-vida" es absolutamente estúpida!! Esque nunca has oído que en el mundo hay seis mil millones de personas? Que millones y millones de esas personas viven en la miseria? Que millones de ellos son niños huerfanos, enfermos o que no tienes ni para comer? Has oido hablar algun dia de la ADOPCIÓN??!!! En vez de tanto procrear y tanto"dar vida" hariamos mejor de mirar a nuestro alrededor y darnos cuenta de que lo que hace falta no son más personas en el mundo sinó condiciones para que estas personas puedan VIVIR!!! Tus ideales tanto religiosos como demás solo demuestran que o bien eres estúpido de remate, o que estás mentalmente enfermo!!! En vez de críticar y atacar las libertades del ser humano, rezale a tu dios que te devuelva el cerebro!