martes, 9 de marzo de 2010

PEKIN+15: APLAUDEN LA INTERVENCIÓN DE LA SANTA SEDE

Nueva York (Naciones Unidas), 9 Mar. 10 (AICA)
Mary Anne Dantuano, miembro de la delegación de la Santa Sede para el 54º periodo de sesiones de la Comisión sobre el Status de la Mujer, se refirió a la realidad del infanticidio femenino en algunos países del mundo, así como a la discriminación de las mujeres en materia de salud y educación, al incremento alarmante de las cifras de infección de HIV en mujeres de todo el mundo, al drama de la trata de menores mujeres y niñas a través de la fronteras, a la violencia física y sexual y a la utilización de la violación de mujeres como arma de guerra en algunos contextos.
La representante de la Santa Sede enfatizó especialmente la forma en que ha venido manejándose el concepto de los derechos sociales, económicos y políticos de las mujeres. Afirmó que dicho concepto ha sido impulsado ideológicamente, de modo tal que ha terminado por obstaculizar y retrasar los verdaderos derechos de las mujeres.
En efecto, aclaró, las corrientes interpretaciones del término “género” eliminan la complementariedad entre hombres y mujeres, a la vez que vinculan el logro de los derechos económicos, sociales y políticos a la salud reproductiva y a la violencia contra la vida humana no nacida.
"El logro de la equidad entre mujeres y varones en la educación, el empleo, la protección jurídica y los derechos sociales y políticos –afirmó Dantuano- es considerada en el contexto de la equidad de género. Aún hoy la evidencia sigue mostrando que la interpretación de este concepto, tal como ha sido insinuada en las Conferencia de El Cairo y de Pekín y consecuentemente desarrollada en distintos círculos internacionales, se encuentra cada vez más manipulada ideológicamente, y en la actualidad, retrasa el verdadero avance de la mujer. Más aún, en recientes documentos oficiales, encontramos interpretaciones del género que disuelven tanto la especificidad como la complementariedad entre varones y mujeres. Estas teorías no cambiarán la naturaleza de las cosas, pero ciertamente están difuminando y obstaculizando cualquier avance serio en el reconocimiento de la dignidad inherente y de los derechos de las mujeres”.
Mary Ann Dantuano, en nombre del Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, expresó su preocupación por la mortalidad materna en aquellos lugares en que los sistemas sanitarios se revelan como inadecuados y reivindicó el derecho a la maternidad, que exige la inversión y mejora urgentes de los sistemas de salud y la promoción de los verdaderos derechos de las mujeres.
En este sentido, enfatizó que “casi ningún documento de las Conferencias y Comités internacionales o sus resoluciones respectivas dejan de relacionar el logro de los derechos personales, sociales, económicos y políticos con la noción de salud sexual y reproductiva y con el derecho a violentar la vida humana no nacida, en detrimento de las necesidades integrales de las mujeres y los hombres en la sociedad. Mientras que, al mismo tiempo, sólo raramente los derechos políticos, económicos y sociales de las mujeres son mencionados como cláusulas y compromisos ineludibles”.
“Esto es particularmente preocupante -advirtió-, dado el amplio incremento de la mortalidad materna ocurrido en aquellas regiones donde los sistemas de salud son inadecuados. Una solución respetuosa de la dignidad de las mujeres no nos permite pasar por alto el derecho a la maternidad, sino que nos compromete a promoverlo mediante la inversión en sistemas locales de salud y en la provisión de los servicios obstétricos esenciales”.
Al terminar la disertación de la Santa Sede, pudo escucharse en la sala un fuerte aplauso del público, reacción no frecuente en esta reunión.
Entre los participantes del encuentro, está la licenciada María Inés Frank, argentina destacada dirigente en temas de la vida y la mujer del movimiento universitario Fundar.

No hay comentarios: